Síntomas de un ataque epiléptico y cómo actuar

Síntomas de un ataque epiléptico y cómo actuar

Según un estudio promovido por la Sociedad Española de Neurología muestra que en España existen más de 600.000 pacientes con epilepsia, y que cada año se detectan entre 12.400 y 22.000 nuevos casos.
La epilepsia es una enfermedad cerebral que se define por sufrir al menos dos crisis no provocadas con más de 24 horas de separación entre ellas. Las causas de la epilepsia varían con la edad. Se pueden producir crisis en cualquier etapa de la vida y con el tiempo cesan. Otras causas producen epilepsia de manera crónica.

Síntomas de un ataque epiléptico

Algunos de los signos y síntomas de las crisis o convulsiones son:

– Confusión temporal.
– episodios de desconexión.
– movimientos espasmódicos incontrolables de brazos y piernas.
– Pérdida del conocimiento o conciencia.
– Síntomas psíquicos, como miedo, ansiedad o déjà vu.

La mayoría de las crisis ocurren de forma espontánea. No obstante, sí hay algunas circunstancias que pueden precipitarlas y, por lo tanto, debemos evitarlas: Incumplimiento del tratamiento, falta de sueño, ingesta de bebidas alcohólicas, fiebre, drogas Ilegales, estrés, destellos luminosos, entre otros.

Qué hacer si nos encontramos con una persona que tiene una crisis epiléptica

Una de las grandes preocupaciones de las personas que sufren epilepsia e incluso que conviven con ellas, es saber cómo deben de actuar ante un ataque. A continuación, detallamos cómo actuar.

No debemos:

1. Tratar de inmovilizar a la persona por la fuerza
2. Introducir objetos en la boca
3. Hacer la respiración boca a boca
4. Administrar medicamentos durante la crisis epiléptica en otra forma que no sean pastillas

Sí debemos:

1. Conservar la calma, ya que una actuación precipitada puede ser peligrosa
2. Quitar objetos peligrosos de alrededor
3. Colocar algo blando bajo su cabeza
4. Colocar de lado con cuidado, para facilitar la respiración
5. Aflojar ropas alrededor del cuello
6. Observar la duración de la crisis epiléptica
7. Esperar al lado de la persona hasta que la crisis epiléptica termine
8. Dejar que descanse hasta que se recupere
9. Comprobar que vuelve poco a poco a la situación normal

Si bien es cierto que un ataque epiléptico es una situación tensa y difícil de asimilar, si seguimos estos consejos, conseguiremos controlar el ataque. Después de sufrir un ataque, es importante acudir al especialista que ofrecerá un diagnóstico ajustado a la situación de cada persona.