¿Qué es un ictus?

¿Qué es un ictus?

El ictus es una enfermedad más común de lo que parece. El ictus equivale a un ataque al corazón pero en el celebro, y se produce cuando no llega suficiente sangre a la cabeza debió a la obstrucción de una arteria o la rotura de un vaso sanguíneo.

Según un estudio que hizo la Sociedad Española de Neurología, 110.000 personas mayores de 25 años sufren un ictus cada año. Es la primera causa de muerte en España en mujeres, la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto, y la segunda de demencia.

A pesar de la gravedad de esta enfermedad y todo lo mencionado, muchas personas aún no saben cuáles son los síntomas del ictus. Por ello, a continuación, os mostramos cuales son los síntomas de un ictus para saber diferenciarlos y acudir de inmediato al hospital.

ictus

Síntomas de un ictus:

-Comprensión: La dificultad para comprender, repetir o decir cosas sin sentido, es uno de los principales síntomas del ictus. Se produce por la interrupción del flujo sanguíneo que llega al celebro. Cuando pienses que alguien puede estar teniendo un ictus, pídele que repita una frase sencilla, por ejemplo, “el cielo es azul”.

-Sonreír: La pérdida de la sensibilidad en uno de los dos lados de la cara es muy común cuando se esta produciendo un ictus, intentar sonreír y que una de las partes de la boca no se mueva.

-Problemas de visión: El ictus afecta gravemente a la visión: ver borroso, doble o incluso perder la visión de uno de los dos ojos por momentos.

-Memoria: Tener fallos de memoria repentinos es otro de los síntomas del ictus, y no, no son los fallos de memoria habituales que van relacionados con la edad, sino una gran confusión mental.

-Músculos débiles: La diferencia de tener los músculos débiles con el ictus y con otras enfermedades, es que con el ictus no todos los músculos están débiles, solo algunos. Por ejemplo, un brazo o una pierna.

-Pérdida de conciencia: Este síntoma no es tan común como los anteriores, pero cuando aparece, confirma que se está produciendo un ictus.

Estos son algunos de los principales síntomas del ictus. Si alguna vez estás con alguien y piensas que puede estar teniendo un ictus debes hacer lo siguiente: Hacerle sonreír, decirle que suba los brazos, hacerle repetir una frase sencilla, o preguntarle donde está. Si la persona no es capaz de hacer estas cosas, puedes confirmar que está teniendo un ictus.

Tras distinguir los síntomas, debes llamar de inmediato al 112 y explicarle todos tus síntomas, estos, de inmediato activarán el protocolo “código ictus” y los médicos te dirán lo que hay que hacer hasta su llegada. No hay que subirse al coche en ningún caso, hay que llamar y la ambulancia será la encargada de trasladarte.

En definitiva, la rapidez es primordial para evitar provocar daños graves y dejar secuelas. Si se coge a tiempo, hay una gran probabilidad de ser tratado correctamente y no tener graves secuelas.