Cómo celebrar Nochevieja de manera segura

Cómo celebrar Nochevieja de manera segura

La covid -19 sigue dando cifras escalofriantes de contagios y fallecimientos por todo el mundo. A esta segunda ola que estamos padeciendo se puede sumar una tercera después de las fechas navideñas. Por ello, y con la llegada inminente de una de las celebraciones más multitudinarias, Nochevieja, os dejamos algunos consejos a seguir para evitar que estas fechas acaben incrementando el número de contagios.

Medidas que debemos adoptar si se juntan varias unidades familiares o allegados a la mesa

En primer lugar, toda familia deberá valorar la auténtica necesidad de realizar un evento o celebración, tanto en su propio domicilio como en una residencia ajena, frente a una situación tan grave como la que estamos viviendo. Seguidamente y, en el caso de valorar la predisposición a reunirse en un domicilio particular para realizar una comida o cena, se debería optar por la opción de no involucrar a más de dos núcleos familiares distintos, o bien una familia con un grupo de allegados homogéneo, no superando los seis asistentes en ningún caso.

Finalmente, a la hora de colocar y disponer a los comensales, es fundamental mantener la distancia social entre ellos (1.5-2 m) y ubicarlos de forma que mantengamos a los componentes de cada grupo en la misma zona de la mesa (se trata de no mezclar a distintos comensales entre sí). En caso de participar menores en edad pediátrica (menores de 14 años), o adolescentes que habitualmente mantengan vida social, lo ideal será colocarlos en una mesa independizada de la mesa principal, separándolos así de las personas mayores más susceptibles.

Covid navidad

En lo referente al entorno y/o ambiente, el espacio físico designado para el evento deberá estar correctamente ventilado de forma permanente optando por espacios lo más amplios posible.
La colocación de objetos o utensilios (cubiertos, platos, botellas, etc.), así como la manipulación de los alimentos, deberá estar ya delegada en una o dos personas que portarán mascarilla quirúrgica o tipo FFP2 de forma permanente, asociando la técnica de lavado de manos de forma habitual, mientras realizan todas estas actividades de contacto.
También es importante la utilización de servilletas de un solo uso (desechables) y recordar que no se debe compartir objetos/alimentos.

 

¿Besos y abrazos para saludarse y dar la bienvenida al nuevo año, o mejor mantener la distancia?

La respuesta es evidente. Recordemos que estamos ante una situación de extrema gravedad, de crisis sanitaria mundial que ha conllevado cifras de fallecidos escalofriantes. Conocemos perfectamente las vías de transmisión de este virus: por contacto (manos, objetos, abrazos, besos, …), por gotas emitidas al toser y por aire no renovado con partículas en suspensión. El mejor mecanismo preventivo es actuar contra esos eslabones de la cadena de transmisión del virus y “romper” o “dificultar” los mismos. Por ello, es fundamental promover aptitudes que impidan el mecanismo de transmisión por contacto y una de ellas es la distancia social, evitando los contactos directos entre personas.

Además, y sabiendo lo difícil que es cumplirlo, sería necesario mantener puesta la mascarilla el mayor tiempo posible. Una vez finalicemos la parte culinaria del evento, la reunión deberá continuar manteniendo el distanciamiento social y el uso de la mascarilla. Las razones son obvias: al permanecer varias personas en un espacio cerrado, la emisión de partículas al aire que respiramos es constante, cargando este aire ambiental con posibles partículas víricas que quedarían en suspensión y serían inhaladas por los asistentes.

Recomendaciones para tener en una Nochevieja segura

• Limitar las reuniones fuera de nuestro núcleo familiar al máximo; a lo estrictamente necesario y evitar desplazamientos no indispensables.

• Ser exigentes con nuestro estado de salud y, ante cualquier síntoma de infección, contactar con nuestro servicio médico con antelación a cualquier reunión familiar o con allegados.

• Realizar un uso responsable de los métodos de prevención: mascarillas, lavado de manos, solución hidro-alcohólica. Son eficaces y funcionan.

• Es el momento de sacar el máximo provecho a las tecnologías y redes sociales; nos permitirán estar “juntos, pero no revueltos”.

• Finalmente, organizarse y actuar siempre pensando en proteger a nuestros mayores y a los familiares/amigos con enfermedad crónica; ellos son los más susceptibles y vulnerables. Este será nuestro mayor regalo hacia ellos en estas fechas.